Desnudez de padres frente a sus hijos: ¿es una actitud correcta?

Una preocupación latente en muchas familias es el tema de la desnudez. Los padres se hacen muchas preguntas: ¿dos hermanos pueden bañarse juntos? ¿Puede ser un problema que mis hijos me vean desnudo?

Es un tema muy controversial y sobre el cual no hay unanimidad de criterios. Algunos expertos consideran que vivir la desnudez de los padres puede ocasionar en el niño futuros problemas sexuales. Sin embargo, otros opinan que es la mejor forma de que el niño descubra el cuerpo humano de una manera espontánea y natural.

 

¿Qué debes hacer?

Cada cultura trata la desnudez de una forma distinta, o sea, que lo correcto o incorrecto depende más de los criterios culturales y sociales, que de los científicos. El comportamiento a seguir debe ser una decisión de la familia, siempre que se haga con educación y respeto.

Cada hogar vive la desnudez de manera más o menos natural, por lo que los hijos pueden ver a sus padres desnudos, mientras ambas partes se sientan cómodos.

 

¿En qué momento debes cambiar las costumbres?

Si ves que tu hijo comienza a sentirse molesto tendrás que poner límites, y no mostrarte desnudo delante de ellos. Lo mismo harás si tú eres el que sientes incomodidad. A partir de los dos años, el niño comienza a observar con interés nuestro cuerpo desnudo y el suyo propio. Siente curiosidad por las diferencias. Pero no lo hace con morbosidad, simplemente necesita comprender el mundo que lo rodea, y esto forma parte de ello.

Otros especialistas consideran que, si los padres ven con normalidad que los hijos los vean desnudos, estos también lo entenderán así y no sentirán pudor o vergüenza. El espacio del baño, por ejemplo, puede convertirse en un lugar ideal para jugar, compartir y enseñar a tus hijos. Decide tú qué prefieres.

En todo caso “los padres no deben mostrarse desnudos y hacer sentir a sus hijos culpables por haberlos visto”, es una actitud es muy nociva.