¿Qué necesitas para afrontar un segundo embarazo?

La felicidad de tener tu primer hijo fue increíble y ahora te emociona saber que estás esperando un segundo bebé, pero, indiscutiblemente, tendrás más responsabilidades y preocupaciones.

En el segundo embarazo la madre está mejor preparada física y psicológicamente. Sin embargo, el desarrollo del embarazo y el parto no tienen por qué ser iguales. Por otra parte, la edad de la mujer, y la presencia de un niño en casa, con los cambios físicos y emocionales que se sufren de forma natural, harán que, lógicamente, el segundo embarazo sea diferente al primero.

¿Qué ventajas traerá el segundo embarazo? Que confiarás más en tu experiencia, habilidades y conocimientos: sabrás amamantarlo, cambiarle los pañales, cuidarlo cuando enferme… todo saldrá de forma más natural. Pero debes pensar que el bebé que llevas en tu vientre depende mucho de tu salud y del cuidado que te brindes.

 

Entonces, ¿qué hacer para enfrentar el segundo embarazo?

  • Acude regularmente al ginecólogo. Realízate los análisis y las pruebas médicas indicadas.
  • Cuida tu alimentación. Si te alimentas adecuadamente ayudarás a que tu futuro bebé se desarrolle normalmente. Sigue una dieta rica en vitaminas (frutas y verduras), hidratos de carbono (pastas y arroz) y proteínas (pescado, pollo, pavo y conejo). Recuerda que durante el embarazo la ganancia de peso se sitúa entre los 9 y los 12 kilogramos.
  • Haz ejercicios: En los cursos de preparación al parto, se fortalece el suelo pélvico y la espalda. Además, en la casa, puedes realizar ejercicios con tu primogénito.
  • Cuida tu belleza: Aplica cremas hidratantes en tu piel para prevenir las estrías y cremas fotoprotectoras solares para evitar las manchas de la cara.
  • Descansa: Debes descansar y evitar estar de pie o sentada por mucho tiempo.
  • Visualiza tu futuro bebé: Piensa y habla con él, cántale y ponle música suave. Lo tranquilizará. Respira profunda y pausadamente.
  • No dejes de darle amor a tu primogénito. Él se sentirá relegado de todos los preparativos. Por el contrario, inclúyelo para que vea la llegada de su hermanito o hermanita con alegría.