Ropa de bebé: ¿cómo distingo la de buena calidad?

Para responder esa pregunta, primero debes saber que la calidad nada que tiene que ver lo que cueste la ropa o su diseñador. Puedes encontrar monitos muy baratos que al bebé le van a encantar y otros super costosos que ellos van a sentirse incomodos. La calidad está dada sobre todo por los materiales con los que están hechos, el confort que brinda y su diseño práctico.

 

Claves para escoger ropa de bebé

Tienes que tener en cuenta que la piel de tu bebé es muy sensible: siempre busca ropa que no le quede tan ceñida y sobre todo qué sea ropa de bebé. Existe una tendencia de diseñar para que el niño ande vestido como adulto. No quemes etapas por muy guapo que se pueda ver. Ya habrá tiempo para todo.

Apuesta siempre por ropa de tejidos naturales. Al no usar químicos, estas evitando que le produzca alergias al pequeño. Entre todas la más recomendable es el algodón: ayuda a mantener caliente la piel del niño, pero transpira.

Fíjate bien que no tenga etiquetas ni costuras pronunciadas. Esto puede ocasionarle quemaduras por fricción.

Cuando selecciones prefiere a los broches o corchetes, como también se les llama, por encima de los botones, estos se desprenden con facilidad y el bebé puede llevárselo a la boca. De igual modo si los corchetes son plásticos mucho mejor.

Aunque los estampados hacen que la ropa se vea muy hermosa, evítalos durante los primeros tres meses. Durante este período la piel es mucho más delicada y la mayoría de los adornos se realizan con químicos o productos sintéticos que pueden provocarle alergias. Para evitar accidentes, evita también lazos, cordones u otros adornos que se puedan desprender.

Como consejo final te recomendamos que uses estas claves no solo para la ropa que se va a poner, sino que la apliques también a las sabanas, colchas u otras prendas que estén en contacto con el bebé.